¿Cómo puedo terminar una relación con alguien que no me convie y me hace daño?

Cuando estás en una relación en la que de pronto te comienzas a sentir angustiada, intranquila y poco segura de ti… en la que tú das mucho y él/ella poco o nada, usada y poco valorada, quiere decir que la persona que está a tu lado no es para ti.

Muchas veces nos encontramos en esta situación en la que no sabemos qué hacer ya que nuestra razón nos dice una cosa pero el corazón nos dice otra; es decir, sabemos claramente que debemos terminar una relación pero “no podemos” romper con el vínculo.

Estas cosas generalmente suceden porque hemos creado un lazo afectivo tan fuerte (dependencia emocional) con la otra persona que se nos hace casi imposible salir de la relación. La idea es reconocer qué cosas son las que no nos dejan mantenernos firmes en nuestra decisión de terminar una relación dañina, liberándonos de esas cadenas emocionales y afectivas que nos mantienen atadas a una persona que no nos llenan ni nos hacen amarnos a nosotr@s mismas.

Hay que recordar que cuando uno se hace daño, hace daño a los seres queridos y que no hay mal que cien años dure, por lo tanto hay que ser valiente de reconocer cuando estamos perdiendo el tiempo en una relación dando vueltas en círculos a cambio de unas migajas, cada vez más escasas de compañía.

Lo primero que debemos hacer es tener la certeza de que quieres hacer algo por ti misma, para recuperarte como persona y levantarte, para seguir construyendo tu futuro. Para esto necesitas estar muy decidida y dispuesta a poner los medios que necesitas, ya que de otro modo, esta historia puede terminar en un círculo vicioso de nunca acabar y cada vez será más difícil romper los vínculos.

Después de esto, hay que analizar muy bien la situación, siendo lo más concretas posibles, siendo sinceras con nosotras mismas. Si te das cuenta de que no te sientes tranquila contigo misma y de pronto te viste envuelta en situaciones que sabes que no te llevarán a nada bueno, entonces lo que hay que hacer es cortar de raíz con el problema. Aunque te cueste mucho, aunque te duela en el alma, te darás cuenta que es lo mejor para ti, para tu salud emocional y mental.

Sé que es muy difícil y a veces incluso nos parece imposible cuando hemos dado demasiado y no tenemos el valor para desligarnos de una persona que ha marcado tanto nuestras vidas. Pero cuando lo piensas bien, cuando pones en una balanza todas las cosas dañinas que te ha hecho, (recomiendo hacer un listado con ellas) todas las veces que te ha fallado, usado, manipulado o decepcionado frente a los relativamente pocos “momentos bonitos” que han pasado, te das cuenta que no ha marcado tu vida para bien, sino todo lo contrario. Cuando esa relación te genera inseguridad y malestar, es hora de APRENDER aquello que la vida ha tratado de enseñarte a través de esa persona, que casi siempre está relacionado con mejorar la propia autoestima y aprender a poner límites,  y terminar cuanto antes.

Salir de una relación dañina no es fácil, pero tampoco es imposible como algunas llegan a pensar, sobre todo aquellas que ya no se valoran a sí mismas, que creen que tienen la culpa de que la relación no funcione y les falta antes de tomar la decisión por intentar “no sé que” mediante lo que suponen lograrán que el otro/otra cambie y se transforme en lo que quieren que sean, cuando en realidad es una excusa mental para no afrontar que tienen miedo de quedarse solas porque creen algo tan absurdo, como “nadie las va a querer”.

Si no nos quieren es porque nosotros no nos estamos queriendo y debemos de empezar a mirar por nosotros mismos ahora más que nunca, para la vida de un volantazo y empiecen a llegarnos situaciones y personas de otro tipo

En este caso aplican el absurdo refrán de “estar mal acompañados es mejor que estar solas” y se vuelven dependientes del hombre/mujer, entregando cualquier cosa con tal de recibir un abrazo o un “te quiero” que en el fondo saben que no es verdad. Y esta dependencia emocional con el tiempo siempre se transforma en maltrato, y automaltrato. “Yo me maltrato a través del maltratador”, de algún modo…. utilizo al otro como instrumento para dañar más aún mi autoestima.

Si quieres salir de relaciones dañinas que te desgastan y van deteriorando cada vez más tu autoestima, tienes que tener en claro que debes cortar TODO vinculo con él y no ceder en nada, ni un poquito ya que a la primera que retomemos el contacto, este círculo se renueva y será de nunca acabar. ¡Cuántas siguen atadas a su ex o vuelven otra vez con él tan solo por responderle un mensaje de texto!

Una vez que le digas “se terminó, esto no va más”, no debes volver a verlo.

Tal vez puedas decir, “ok, yo estoy decidida a cortar con la relación y no volver más, pero él sigue insistiendo y me dice para volver a vernos para conversar o aclarar algunas cosas o como amig@s”. ¡NO LO HAGAS! ¡Ya no hay nada que aclarar! Sencillamente, no tendrás la fortaleza suficiente para decirle en la cara que no hay vuelta atrás y que no hay más que conversar o asuntos pendientes.

Lo típico es que cuando estés en su presencia te olvides de todos los argumentos y los sentimientos “te traicionen”, de modo que le volverás a dar “una nueva oportunidad” y —como muchas veces sucede— te estarás acostando con él nuevamente esa misma noche porque es capaz de decirte que lo que falta para que la relación mejore es un poco de sexo para luego verte envuelta en la misma ambigüedad de antes y sentirte utilizada ahh y tener que empezar de nuevo el duelo. Es por esto que es muy importante mantenerte firme en tu decisión. Recuerda: quien no avanza, retrocede.

Si ya te diste cuenta de que la relación no va para más, entonces no sigas buscando escusas o pretextos para verlo. No vale la pena arriesgar tanto, no caigas en la mentira de pensar “esta vez si podré verlo a la cara y decirle que ya no me busque más”. ¡No juegues con fuego! En estas situaciones no debes dar por sentado que tendrás esa fuerza, porque después de haberte involucrado tanto con la persona, resulta muy difícil decir “no”. Cuida tu integridad y date cuenta lo mucho que vales. Si no le pones fin a esta historia, no podrás recuperar tu autoestima y todo lo que has perdido por estar envuelta en esta relación.

Si crees que tienes que aclarar algo, escribelo pero nunca se lo envíes a esa persona. Una vez tomada la decisión y terminada la relación, ¡no debes contestarle ni siquiera un mensaje de texto, aunque te cueste la vida! Búscate aliados, búscate alternativas, haz una lista de todo lo que te ha hecho, ven a mis cursos y talleres que reforzarán tu decisión consciente y madura de amarte a ti misma, no caigas ni una vez o estarás perdid@. 

Es importante que entiendas que ninguna conducta es recurrente si no es retroalimentada de alguna manera. Por ejemplo, si dices que tu ex no te deja en paz porque una y otra vez vuelve a llamar es porque en algún momento le has contestado o le has hecho saber que todavía pueden mantener alguna comunicación. Aquí está la clave para que no vuelva a insistir: no volver a contestar y dejar bien en claro con tu silencio que no quieres retomar la comunicación con él. Sencillamente, no hay otra forma de que entienda ese mensaje.

Otro punto que debes tener muy en claro es que tú no lograrás que él o ella cambie. Tú solo puedes cambiarte a ti misma nunca puedes tener poder para cambiar al otro.

Hay muchas personas que se aferran a la idea de que “si estoy en su camino, es por algo y yo puedo hacer que el/ella recapacite y cambie de actitud” a lo que yo te respondo; tu no has venido al mundo a salvar a nadie, nadie puede interceder por nadie, cada uno debe salvarse a si mismo. Intentándolo solo te haces daño tú ¿No crees que ya es suficiente? Ya es hora de abrir los ojos y comenzar a hacer algo por ti.

Tú vales mucho y estás hecha para amar de verdad, debes recordar que el verdadero amor no es egoísta, no piensa solo en satisfacer sus necesidades, sino que sale de sí mismo y se preocupa por el bienestar del otro. Todos merecemos un amor de verdad. No te conformes ni te aferres a alguien que no te valora. No tengas miedo a quedarte sola porque no lo estarás. A veces necesitamos un tiempo para nosotras mismas; poco después, te darás cuenta que si logras estar bien contigo misma, podrás estar bien al lado de otra persona y construir una relación saludable.

Sí, definitivamente es difícil pasar por una ruptura decidida en DEFENSA PROPIA, pero sí se puede salir adelante. No pienses que es imposible, la vida no se acaba; todo lo contrario, la vida vuelve a comenzar para ti.

Para esto tienes que buscar las cosas que antes te llenaban y que poco a poco fuiste dejando de lado por estar envuelta en esta relación, vuelve a conectarte con la divinidad que eres en esencia.

También debes recuperar todos los demás vínculos que tal vez has dejado de lado; familia, compañeras y amigas. Debes buscar actividades que te distraigan y que te ayuden a enfrentar esta etapa. Sal con tus amigas, disfruta el tiempo en familia y las actividades de tu día a día. No te quedes pensando en todo lo que fue y torturándote con la situación; así no conseguirás nada bueno.

Saca todas las fuerzas que tengas, levántate y haz algo por ti, buscando todos los medios que necesitas para recuperar tu vida. En todo momento tienes que repetirte que esto es lo mejor para ti, que solo rompiendo este vínculo podrás volver a valorarte a ti misma y comenzar de nuevo. Recuerda que cada día es un nuevo comienzo, ¡nunca te des por vencida! Ya sabes que en esta lucha no estás sola, hay muchas personas como tú que en este momento están pasando o han pasado por la misma situación.

Lo único que tienes que hacer es mantenerte firme en tu decisión y así cada vez serás más fuerte y cada día es una batalla ganada, cada día que no le contestes, cada día que decidas pensar primero en ti antes que en él. ¡Tú lo mereces, y tú lo vales! Poco a poco te darás cuenta de todas las cosas importantes que dejaste de lado y que ahora podrás retomar. ¡Créeme! ¡Solo mantente firme en tu decisión y sigue para adelante con mucha fuerza! En menos de lo que piensas, comenzarás a disfrutar de las cosas bellas de la vida y estarás totalmente recuperada.

¿Quieres que hablemos de tu caso o asistir a mis talleres? Llámame 616644550.