¿VIVES UNA RELACIÓN DE MALTRATO PSICOLÓGICO O FÍSICO? “SAL DE AHÍ YA”
Si hay una agresión o una infidelidad, te aseguro que habrá dos.
“PUEDES HACERLO.
Lo que tienes es una simple adicción, ¡¡no es amor!!.
Elije mi MÉTODO y ten FE; la LUZ siempre vence a la oscuridad”.
Henar Moreno
Las relaciones tóxicas o co-dependientes y las sustancias adictivas; LUGARES ERRÓNEOS donde buscamos el Amor.

​En una ocasión escuché el siguiente testimonio;​ “Me siento como si me hubiesen robado. Me han arrebatado mis mejores sueños. Primero fue el de tener una silueta envidiable, he adelgazado 24 kilos, después, conseguir una pareja… pero tras estos logros siento que lo que ha cambiado ha sido solamente lo externo y mi tristeza va en aumento. Mi interior continúa siendo el mismo. Mi madre sigue estando muerta y sigue siendo cierto que mi padre me pegaba cuando era niña. Y ese vacio inmenso y permanente se tapa por poco tiempo con mi nueva apariencia, atracones de comida, o parejas que siempre me llevan al mismo punto dolor o de abandono”.

Vivimos así, en vez de asumir desafíos por motivaciones intrínsecas: como cuidar nuestra salud o intentar descubrir la verdadera razón de nuestra tristeza o de una conducta compulsiva, elegimos la primera persona o cosa en forma de HUIDAcon una finísima capa de aparente amor, que se nos cruce. Nos hacemos adictos al “placer inmediato” llámese; comida, alcohol, compras, críticas compulsivas, sexo y sobre todo parejas tóxicas

Ansiosos enmascarados de cordura, buscan remedios inmediatos a problemas profundos; no me gusta mi matrimonio y en lugar de afrontar mi responsabilidad, busco a quién me haga olvidar durante diez minutos o un mes, no me gusta mi cuerpo y en lugar de aprender a aceptarme o mejorar poco a poco en un proceso gradual entendiendo el origen del problema, hago dietas milagro que me devuelven el efecto rebote o enfermedades como la anorexia o la bulimia, todo por  creer que la felicidad y el amor vienen de fuera. Todo por seguir aferrada a que debo tener (pareja o cosas) para sentirme bien y ser amada. Nada más lejos de la realidad.

Y todo ésto para nada!, podemos alargarlo o justificarlo de mil maneras pero es un callejón sin salida y una batalla perdida porque el Amor nunca viene de fuera, sino que debemos empezar por amarnos y respetarnos a nosotros mismos; en el momento que uno pierde la dignidad es decir, comienza a tener actos de desamor con uno mismo, pierde la posibilidad de ser amado por otra persona porque ATREMOS-CONECTAMOS con personas que nos hacen lo MISMO, que nos hacemos a nosotros mismos ¡¡para que nos demos cuenta!!.

Las relaciones tóxicas y co-dependientes no son el origen del problema sino los PARCHES que ponemos a nuestra fisura emocional, el método de “andar por casa” que todos hemos elegido alguna vez, para sentirnos un poco mejor a corto plazo ante la frustración de nuestras vidas y vacíos internos. Pero la vida  en su infinita sabiduría te dice; “ey majo, que por ahí no es”poniéndote enfrente a quién te va A HACER CONSCIENTE  DE TU PROPIO AGUJERO EMOCIONAL. 

Igual que la fiebre no es el problema sino que es el síntoma de que hay unas anginas con pus por ejemplo, igualmente la adicción al tabaco o una relación tóxica, son sólo el síntoma de que hay un problema interno psicológico, un vacío o una falta de autoestima que QUE-NO-ESTAMOS-AFRONTANDO DE FRENTE. 

Inevitablemente si estás con un vacío interior y navegas por los mares de la vida, vas a terminar intentando llenarte de ese amor que te falta sumergiéndote en relaciones tóxicas de codependencia donde la otra parte casi seguro, es PSICOPÁTA/NARCISISTA o tiene rasgos.

CODEPENDIENTES&PSICOPATAS INTEGRADOS, la mezcla perfecta que encuentro cada día en mi consulta. ¿Pero por qué se atraen? si son tan diferentes…. si uno da y otro quita, si uno es sensible y el otro cruel, PORQUE HAY TANTOS CASOS DE ABUSO NARCISISTA A PERSONAS QUE APARENTEMENTE NO TIENEN NADA QUE VER?

Para empezar, al principio  los psicópatas aparentan todo lo contrario, amor, conexión, cariño, empatia, las cualidades precisamente opuestas a lo que son REALMENTE, pero similares a las de los codependientes, bueno a las que las victimas tienen con la mayoría de los demás excepto consigo mism@s, cualidades fingidas que a a la victima (complementaria del psicópata) le hacen “enamorarse” muy rápido, precisamente por esa fisura de la cual parte, por esa huida que tenia de si mism@ antes de conocerlo y esa necesidad de encontrar en alguien externo para salir y sentirse amad@.

Y entonces “empieza la juerga”; el enganche, la unión perfecta y a la vez infernal, pero que si se aprovecha en lugar de atraparte, de hundirte… te liberará de tu verdadero problema y te conducirá a resolver tu problema real interno y en poco tiempo estar no sólo recuperad@ y con una autoestima  alta sino construida sobre lo único que se puede construir una autoestima real; sobre los valores, la dignidad, la comprensión de quién eres, y el reconocimiento del valor que tienes por TI MISM@.

Y este psicópata y el DOLOR INMENSO te va a devolver a ti mism@ para que aprendas a amar y a respetar a la única persona realmente importante en tu vida; TÚ MISMO.

UN MALTRATADOR PSICOLÓGICO O FÍSICO
​SIEMPRE ES UN PSICÓPATA INTEGRADO QUE SE MUEVE EN RELACIONES CODEPENDIENTES
​ASÍ QUE SI QUIERES SALIR DE ESTE INFIERNO; SE INDEPENDIENTE EMOCIONALMENTE; AMTATE.

¿QUÉ ES LA DEPENDENCIA EMOCIONAL? Se trata de un estado psicológico adictivo que genera una necesidad afectiva extrema hacia otra persona. Eres adicto a la emoción, a la química que genera tu cerebro y que se libera por todo tu cuerpo al experimentar esas emociones intensas de enamoramiento, confort (aunque sea desagradable). Está considerado un problema socio-sanitario de primer orden.

¿QUIÉN SUFRE DEPENDENCIA EMOCIONAL? La persona que la padece tiene un miedo extremo a la soledad, presenta un cuadro de baja autoestima y otros síntomas como angustia en el pecho y ansiedad exacerbada durante la relación o tras la pérdida del conyuge o la persona de la cuál depende. La relación no va bien, le genera ansiedad, vulnera sus valores o le hace sentirse controlado…. pero justifica todo con tal de no enfrentarse a la ruptura pues ésta le genera una sensación de ansiedad mayor, que mantenerse en ella. Un auténtico bucle infernal. Se trata de una ADICCIÓN COMO OTRA CUALQUIERA.

Resulta significativo que muchas de las personas que son dependientes emocionales eligen inconscientemente parejas con un carácter dominante, es decir a alguno de los ya en aumento; PSICOPATAS INTEGRADOS, con un perfil psicológico MANIPULADOR que tiende hacia el egoísmo, machismo y narcismo, personas posesivas, controladoras y déspotas. Por ello la Dependencia Emocional está tan adherida tarde o temprano, a la Violencia de Género.

Los estudios demuestran que en la mayoría de las relaciones de dependencia, el dependiente describe haber sufrido algún tipo de maltrato físico o psicológico, lo cual no resulta extraño teniendo en cuenta el perfil de persona que atrae que hemos comentado y la necesidad imperante de continuar la relación a cualquier precio con el psicópata, JUSTIFICANDO LO QUE VA EN CONTRA DE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA como infidelidades o abusos. La persona dependiente EN NOMBRE DEL AMOR, AGUANTA TODO y tiende a idealizar a la otra persona viviendo en una sumisión hacia ella.

En mis investigaciones he llegado a la conclusión que el dependiente a veces, también se vuelve maltratador debido a la represión contenida y acumulada, aunque son comportamiento puntuales de autrregulación como una ataque de histeria que obviamente el psicópata castigará duramente.

LA IMPORTANCIA DE LA PRIMERA VEZ. Es muy fácil entrar en relaciones de Dependencia Emocional o con un psicópata, nos puede pasar a todos, ya que no se dan evidencias desde el principio de abuso, acoso o maltrato sino incluso todo lo contrario y poco a poco a medida que el psicópata va sintiendo que te vas vinculando, van apareciendo gestos o actitudes concretas de manipulación o menosprecio sutiles, que por lo general y debido a la DISONANCIA COGNITIVA, se van pasando por alto creyendo que será la “última vez” pero curiosamente, ocurre todo lo contrario ya que a medida que se permiten, se van acrecentando.

Por tanto los talleres y cursos que hago, no sólo pueden ayudar a lograr esa independencia emocional necesaria para llevar cualquier relación saludable sino que son muy útiles para PREVENIR situaciones de maltrato y violencia de género y para detectar psicopatas integrados, ya que la persona que está en una relación así es capaz de reconocer el maltrato y el menosprecio que sufre pero como digo, casi nunca tiene la capacidad para SALIR, y dejar de estar ‘enganchada’ a su pareja. Algo muy difícil sin ayuda profesional por no decir imposible.

Detectar y cortar a tiempo éste tipo de situaciones (no más de un año), puede ser la diferencia entre el desastre de una vida entera entregada al sufrimiento o la recuperación de la salud psicológica, el aprendizaje y la INDPENDENCIA. 

ORIGEN DE LA DEPENDENCIA EMOCIONAL; Las RELACIONES HUMANAS se encuentran ante un cambio de paradigma. Las viejas prácticas basadas en relaciones autoritarias y paternalistas (castigo-recompensa) que implican conseguir logros externos MUY RÁPIDAMENTE y cosas materiales para que el individuo se sienta valorado, vigentes hasta hace tan solo unas décadas, tienen mayoritariamente un impacto negativo en la autoestima.

En la actualidad, las altas tasas de divorcios, de suicidios por ruptura sentimental, los cada vez más casos de violencia de género así como la cantidad de personas con depresión clínica, hacen que el cambio de éste modo de pensar sea una cuestión de supervivencia.

Por tanto lo primero que enseño en mis Cursos y Talleres, es que debemos aprender a ser felices independientemente de a quién tengamos a nuestro lado o lo que hayamos conseguido materialmente en la vida, porque tanto la felicidad como el amor no están al lado de alguien, sino dentro de uno. 

Y con ésto, tampoco quiero propiciar el conformismo o la renuncia a nuestras metas, todo lo contrario, ya que cuando reconocemos nuestra grandeza interior, de modo natural elegitrmos lo mejor para nosotros pero no podemos es empezar la casa por el tejado, elegir desde el antiguo paradigma basado en la filosofía del Tener al Ser sino entendiendo que es del Ser (amarse y aceptarse) al Tener una pareja sana o cualquier otra meta.

Por eso nuestras Sesiones, Cursos y Talleres están principalmente enfocados en mejorar la AUTOESTIMA y ayudar a comprender que todos estamos completos y somo perfectos, todos tenemos un potencial ilimitado y destacable para algo y nuestra misión es encontrarlo.

Debemos reconocer primero esa grandeza interior para que se manifieste fuera de igual modo grandeza y equilibrio, porque nuestra PAREJA o nuestras RELACIONES, SON UNA MANIFESTACIÓN DE LO QUE CREEMOS QUE MERECEMOS y de la relación que tenemos con nosotros mismos. Son un reflejo de los PATRONES que arrastramos de nuestra infancia… y por tanto, si el maltrato no se corta desde la raíz es decir, desde nuestra manera de pensar y de tratarnos, seguiremos eligiendo parejas inadecuadas toda nuestra vida.

Verse uno bien y amarse, “no sale a la primera”. El virus se llama condicionamiento y consiste en darnos muy poca puntuación, pocos cuidados, muy poco amor a nosotros mismos; todos nos subestimamos mucho, creemos que el amor viene a través de la forma de otro ser humano o, que el éxito material o tener pareja… nos va a llenar el VACÍO INTERIOR. NADA DE ESTO ES ASÍ.

​​Pero el ego, los condicionamientos, el miedo… no nos dejan ver este mensaje, nos engañan con el placer a corto plazo y nos empujan a obsesionamos por conseguir lo que se nos escapa a nuestro “control”, decimos; si estuviese delgada o si fulanit@ me hiciera caso sería feliz y, cuando lo conseguimos a costa de PERDERNOS, de TRAICIONARNOS, de fallar nuestros VALORES, ¿que pasa? que perdemos el interés o en desarrollamos miedo irracional y exacerbado a la pérdida de esa persona, desarrollando relaciones de dependencia emocional.

¿PORQUE VIVIMOS ASÍ? Hay 2 maneras de vivir; tomando decisiones desde el amor (AUTOESTIMA) o desde el miedo (DEPENDENCIA).

Si lo hacemos desde el Amor, entonces cualquier conducta refleja amor y respeto primeramente hacia nosotros mismos (AUTOESTIMA). Así, cuando nos queremos a nosotros mismos y tenemos consciencia, elegimos estar con alguien que nos saca nuestro mejor lado, que nos hace amarnos más, con el que nos entusiasma estar y compartir, nos sentimos respetad@s en todo momento y, con el que tengamos un proyecto de vida común.

Nunca una ELECCIÓN DESDE EL AMOR Y LA LÓGICA pone en peligro nuestra vida, nuestra dignidad ni nuestra alegría o paz interior…así pues, a veces, el AMOR conlleva por supuesto dejar ir, soltar a personas que no nos hacen sentir bien, afrontando nuestra soledad sea o no elegida porque dejar a alguien que no nos quiere o no nos quiere bien, (recordemos que un maltratador también quiere) aún cuando nosotros le sigamos queriendo es la mayor demostración de que esa persona tiene una gran autoestima y está en el camino de quererse bien, primero a sí misma.

Normalmente todos alguna vez en la vida, tomamos el aparente atajo… lo que llamo; ELECCIÓN DE HUIDA O MIEDO (DEPENDENCIA EMOCIONAL).

Así, buscamos activar nuestro circuito neuronal de recompensa de modo rápido a través del placer, con el fin de aliviar un poco tanto sufrimiento, tantos problemas que no sabemos ni por donde empezar a resolver… buscamos vías de escape inmediatas huyendo del dolor ¡tapándolo! y nos perdemos en PAREJAS, SEXO, COMIDA, DROGA, ALCOHOL, VIDEOJUEGOS, CRITICAS COMPULSIVAS, PAGINAS DE INTERNET… hasta que la vida nos dice ¡por aquí no! con un desengaño tras de otro, con un abandono, con una enfermedad, violencia de género o arruinándonos… pero en vez de verlo como que nos estamos perdiendo en ello, nos enredamos en ese círculo, y creamos alguna ADICCIÓN (a la pareja, al alcohol, a la marihuana, a la comida…).

Al principio, parece casi “saludable” utilizar cualquiera de éstos “atajos” para salir un poco de la “rutina” y desconectar (y en cantidades MODERADAS pueden disfrutarse) pero como no estamos solucionando el origen ni nuestro evidente desequilibrio interno, su ingesta, nos empujan a necesitar cada vez más dosis para sentirnos tranquilos y van desapareciendo los límites establecidos en nuestra conciencia. Nos volvemos DEPENDIENTES.

Nos obsesionamos con aquella persona, sustancia o situación… que nos distrae de lo que no queremos ver de nuestra vida.Aunque nos aporte migajas emocionales  hacemos la vista gorda y poco a poco, sin darnos cuenta (hoy permito una desprecio, mañana una infidelidad, pasado mañana una imposición o pérdida de libertad…) vamos metiéndonos en relaciones tóxicas, de violencia, desarrollando el ENGANCHE al creer inconsciente y erróneamente, que si el otro al final nos ama o cambia su actitud por nosotros, será porque somos dignos de amor y así milagrosamente, desaparecerán nuestros males.

La Libertad que está relacionada con ser capaces de no dejarnos arrastras por las emociones, sino aprender a elaborarlas, comenzando a decir; YO PUEDO SALIR DE ESTO, YO CREO EN EL SER VALIOSO QUE SOY, MEREZCO QUE ME AMEN y actuar en consecuencia.

Querido lector; Tú ya ERES DIGNO DE AMOR, en realidad tú ya ERES AMOR y no tienes que hacer nada para demostrárselo a otros ni para ganarte que te quieran
————TÚ YA ERES AMOR,  UN SER COMPLETO, DIVINO Y MARAVILLOSO———

Pero, ¿de que sirve ser o tener cuando uno no es consciente de ello? ¿de que sirve tener un huerto lleno de frutos por ejemplo, si no lo sabes? seguirás hambriento.

Cuando huimos de nuestras emociones en lugar de enfrentarlas, buscamos un refugio aparentemente “salvador” y nos aferramos a cualquier persona que nos de cariño generando la adicción que más trato en mis Cursos y Sesiones, la adición a las EMOCIONES… también llamada Dependencia Emocional o Co-dependencia.
Poco a poco uno va conformándose con esos cada vez menos “satis-factores puntuales” que el otro da; sexo, compañía, ayuda para pagar la hipoteca, saber que puede seguir viendo a los hijos… y ésto genera un placer-alivio similar a cuando fumamos un cigarrillo en pleno mono, pero luego trae consecuencias como la desesperación que se traduce en COMPULSIONES. Estas compulsiones buscarán su forma de expresión en el entorno como el acoso al otro, o ansiedad.

Ese alivio “puntual” al tener al otro, quiero dejar claro que NO ES AMOR, se produce porque aumenta en nuestro cerebro el nivel de dopamina y oxitocina que son las hormonas del placer al sentir que el otro “está ahí” y claro, interrumpen el periodo de abstinencia que luego volverá con más fuerza. 

En definitiva, no amas al otro; estás enganchado a él y ésto es lo que hay que afrontr si uno quiere empezar a vivir relaciones SANAS. Decía Jung “Quien mira hacia afuera, sueña y quien mira adentro, despierta”.

Es necesario aprender a AMARNOS y a ELABORAR CORRECTAMENTE esos bits llamados emociones. En necesario invertir en inteligencia emocional y autoestima. En la DEPENDENCIA EMOCIONAL irónicamente, nos aferramos a personas que nos hace comportarnos compulsivamente y nos aferramos a ellas porque creemos a un nivel inconsciente, que nos van a liberar de la desesperación. Por tanto, es cierto que un dependiente distorsiona la realidad y no es para nada fácil salir sólo de una relación tóxica. Pero lo importante es querer.

Quien quiere, puede. Las personas que llegan a mi consulta me dicen “Quiero terminar la relación pero sé que yo sola no puedo. Lo intento, pero cada vez que él me pide que volvamos acabo cediendo. No quiero volver con él, esta relación me está destrozando, pero no soy capaz de mantenerme firme”. 

El maltratado es su propio OPRESOR al quedarse allí, en esa relación. Probablemente ya se maltrataba algo a si mism@ y sus patrones aprendidos acerca de las relaciones estaban relacionados con el maltrato y por ello elige o atrae a su vida esa relación disfuncional. Porque compartir tu vida con un maltratador no es casualidad, casí todas las personas han sido maltratadas primero por otros y luego por si mismo. Por eso la magia está en que puedes CAMBIAR esta situación cambiado TU actitud. 

Si dices “si” a situaciones o parejas que tu LÓGICA sabe que es “no”, por miedo a la soledad, o a no encontrar otra pareja que te quiera, al no poder sobrellevar el periodo de abstinencia, vivirás en relaciones tóxicas. La única manera de salir de ésto es comenzando por cerrar la puerta al maltratador y haciendo un cambio interno.

Amig@ si estás en una relación tóxica y eres consciente de ello o,  si sospechas que estás viviendo una situación de maltrato, sé que seguramente habrás intentado terminar con esa relación al menos una docena de veces, y con escaso éxito porque sé que es muy difícil hacerlo sol@…por tanto ¡coge toda la ayuda que puedas!. Por suerte o por desgracia hay muchas personas que pueden comprenderte y ayudarte… entre ellas yo.

Quiero recordarte que ESTOY CONTIGO. Deja que te acompañe en el camino hacia tu LIBERTAD EMOCIONAL. Henar Moreno Coach 616644550