TÚ MISMO, LIBÉRATE DEL EGO.
Que Es el Ego?

Riega los árboles frutales, no las “espinas”. Rumi

¿Alguna vez has perdido algo que considerabas parte de ti? tu empresa, tu dinero, la reputación, la pareja, la casa (mejor dicho, la hipoteca) o quizás, todo al mismo tiempo?

Yo también pasé por ello y al principio me resistí cómo si la vida misma me fuera en ello. Para no perder mi casa, recuerdo llegar a tener varios trabajos que no me gustaban y que me llevaban días sin apenas dormir. Para no perder a mi pareja, hacía cosas que restaban mi libertad faltándome el respeto “justificadamente” pero, sabiendo en mi corazón, que me fallaba a mi misma. Tras un desengaño tras otro, me harté. Me di cuenta que no tenía sentido alimentar este juego macabra de este sistema de esclavos y un buen día en el año 2006 dejé ir todo a pesar de que me soltaba ante un abismo del que no sabía nada, y tuve la valentía de abrazar la incertidumbre dejando ir, aquello que hasta ese día había sido mi mundo.

Pero curiosamente la sorpresa fue agradable, me di cuenta que nada de lo que yo había creído era yo, que yo estaba por encima de todo eso…que igual que una vez lo había creado podría volverlo a crear y que era un ser divino capaz de vivir sin tanto equipaje… porque el amor verdadero estaba dentro y no en una apariencia ni una falsa una seguridad. Pero ¿por qué durante tanto tiempo tuve esa resistencia a dejar ir? ¿Por qué nos aferramos a un trabajo, una novia, un coche, un lugar o una casa?

En realidad lo que perdemos para nuestra psique, es algo simbólico de lo que creemos SER; vivimos creyendo que somos nuestra fachada. Nos identificamos con personajes y etiquetas y como nos fallen nos hundimos. ¡¡Que barbaridad!! que desconectados estamos de Dios y de nosotros mismos. Creemos que determinados “logros” o las personas que nos quieran VALEMOS.

El ego es ese conjunto de personajes que nos hemos inventado para sobrevivir en un mundo de apariencias al que tratamos de ajustarnos y que tiene por costumbre “el tanto tienes tanto vales” que vive del eslogan del tener al ser cuando es justamente lo contrario del ser al tener. Por eso, desarrollamos ADICCIONES Y DEPENDENCIA EMOCIONAL tal y como explico en este artículo. 

El ego, es la fachada y no la esencia de la persona. Es el miedo y no el amor y por eso depende tanto de las apariencias para seguir existiendo. Depende de ligues, halagos y por eso puede ser amenazado como podría ser amenazado un jarrón que solo vale por su apariencia…

Decía Rumi; “Tu tarea no es buscar el amor sino encontrar las barreras dentro de tu mente que has construido contra él” y esas capas que te impiden amar de verdad como un niño, amar igual que respiras, amar desinteresadamente, amar pensando más en la verdadera felicidad del otro, en la libertad del otro, en su derecho como ser humano de ser feliz… son tu ego.

Nos resistimos a soltar el novio, o el aplauso… porque el ego busca seguridad, una seguridad a costa de la propia felicidad y libertad verdaderas… eso sí, muy plausible socialmente. Es una armadura oxidada tras la cual nos escondemos que creemos que nos aísla del dolor, cuando nos aisla del amor que llevamos dentro y nos impide ser nosotros mismos.

La pérdida de aquello con lo que nos identificamos como puede ser una pareja o un trabajo duele por dos motivos fundamentales;

  • Porque nos resistimos la resistencia supone sufrimiento. Es decir, no es el cambio lo que duele sino la no aceptación de que algo se ha acabado y el cambio de chip. LA RESISTENCIA A LO QUE ES.
  • Porque nos obliga a mirar hacia dentro, algo que molesta.

Así que muchos son llamados, pocos los elegidos que decida Jesuscristo. Consecuencia del miedo y la ignorancia, elejimos creernos el personaje que inventamos en base a lo que “se espera de nosotros” y lo defendemos por encima incluso de nuestra felicidad, valores y sueños.

Cuando el ego se expresa a través nuestro, creemos que una persona puede pertenecernos como si fuera una propiedad privada por el hecho de haberle dado a luz o de casarnos con ella, intentamos cambiarla y amoldarla a lo que creemos que debe ser, sin aceptarla. Pero cuando existe el sentimiento de posesión, “mi coche, mi libro…mi novio” estamos creyendo ALGO MUY GRAVE; que somos eso o que esa persona nos pertenece como si fuese una propiedad privada y podemos elegir por ella. Y la vida en su infinita belleza, TE LA QUITA para que te des cuenta, de que nadie pertenece a nadie, de que no necesitas a nadie, a pesar de que puedas preferirla, nadie te pertenece ni debe ser nunca la esclava de tus bajas pasiones, de tu ego.

El ego es esa voz que dice; “persigue lo que NO tienes porque sólo cuando todas las cosas se encuentren como deseas, podrás estar en paz” en cambio tu esencia dice: “encuentra primero la paz y poco a poco, todo se pondrá en su lugar”.

El potencial está en la semilla y no en el árbol y la semilla esta en ti, en la persona que eres, esa que vino al mundo sin nada Y SIN NADA, SE IRÁ PERO QUE ES PURO AMOR Y TIENE UN INMENSO VALOR.

No importa el número de cosas conseguidas, lo importante es tu felicidad, no importa que no te amen lo importante es tu capacidad de Amar, pero de amar BIEN.

Así que, la próxima vez pregúntate simplemente ¿esto qué he conseguido me hace feliz? Si la respuesta es no, entonces no fuiste tú quien eligió, sino tu ego. Pero ¿cuántas personas te dicen en realidad, “haz lo que te haga feliz”? pocas ¿verdad?. Lo normal es que te digan lo que creen que es “bueno” para ti sin tener ni idea ni de lo que es bueno para ellos.

El ego es un camaleón que se disfraza de actividad incesante mental, de pensamiento proyector del pasado o futuro nunca del presente que es donde puede existir la paz y la felicidad.

El ego es culpabilidad, preocupación o voluntad egocéntrica. La esencia al contrario, utiliza la lógica y te hace buscar aquello que comulga con tus valores verdaderos. Te hace tener pensamientos fructíferos y no estériles, elegir decisiones LÓGICAS con el co-razón, ecológicas no solo contigo mismo, sino con los demás.

La esencia es inocencia, a través de ella nos resulta fácil disfrutar de un día cualquiera sin esperar, sin añorar lo que no nos llega, nos permite entender que una rosa es bella también por sus espinas.

El ego no te deja pasar a la acción, siempre está en la queja, en el lamento ¡en las posibles consecuencias!. Te dice “tú siempre tienes que llevar razón y te empuja a desgastarte para conseguir quedar por encima a costa incluso, de herir y sufrir, cuando como decía el poeta Rumi; la“razón” es un gran espejo que cayó del cielo y se rompió en mil pedazos y cada uno tomamos uno y por tanto, todos tenemos razón”

El ego es esa capa de polvo que nos recubre como caminantes de la vida. El problema está, en que creemos que sacudirnos el ego es un peligro cuando nuestro corazón sabe que nos aísla. Pero ¿quién es el valiente de sacudirse y mostrarse al mundo plenamente?

El mundo está lleno de trampas para desconectarse de ese Amor que nace de nuestra esencia y engancharnos al ego y con él, a la comparación, a la necesidad de control, a la mentira, a la vergüenza, al juicio, a la adicción, a perdernos en la carne de lo efímero… para terminar diciendo ¿y ahora qué? lo he conseguido de nuevo y sin embargo estoy aquí, en la cima de la montaña con cara de “gilipollas”pensando nuevamente ¿y ahora qué?. 

Desde el ego lo etiquetamos todo:  “el despistado” “el listo” “el guapo” o “el torpe para las matemáticas”  así, perdemos la posibilidad de superarnos porque al creérnos esas etiquetas, nos condenan, se convierten en techos para nuestra infinita capacidad humana y dolor por no creernos valiosos simplemente por cómo somos. 

Quizás te preguntas ¿Existe algún tipo de ego que sea positivo? Podemos verlo cuando alguien se sienta “orgulloso” de poder ayudar, utilizando su prestigio…por ejemplo….

¿Cómo podemos terminar con el ego negativo? 
No se puede luchar contra aquello que queremos que desaparezca porque al darle energía va a crecer. La única batalla que podemos ganar es através de la aceptación, la indiferencia.

Piénsalo, si hablas mal de alguien, esa persona recibirá mil visitas en su web, en su facebook para contrastar su importancia.

El ego es lo mismo, si le condenas, le alimentas. En mi opinión, la solución es vivir despierto con la consciencia de que cada momento es lo único que tienes y que, en cada momento, tienes la posibilidad de elegir desde la sensatez de la esencia o el ego. La auto-observación consciente en el presente es la única arma eficaz.

Y Amar. AMA. La experiencia nos corrobora que éste universo funciona correctamente con amor, es su gasolina. 
Si quieres ser feliz te recomiendo que ames. Hay que Amar sin esperar ser amado, amar, igual que respiras. Porque sólo cuándo amas el ego desparece. Porque son como el agua y el aceite; uno u otro, los dos juntos no se puede.

El Amor es el único elemento que crea una atmósfera de no exigencia, de no expectación. Así que, si intentan cambiarte es porque no te están amando pero, no te lo tomes a mal ya que el ego no les permite conectar con su amor y no pueden darse cuenta.

Por eso la verdadera discapacidad no es no ser amado, sino no poder amar. Porque aquél que no puede amar, vive bajo la prisión de su ego.  

Si miras desde corazón este planeta, es un lugar maravilloso pero si miras desde el ego, un océano de incomprensión. 

Éste, es mi mensaje de esperanza; el de que que entiendas que tu ego es lo artificial, lo efímero, lo absurdo y en cambio tú ERES, lo eterno, LA RISA, LAS SOLUCIONES, LA ESPERANZA, EL AMOR, LA COMPRENSIÓN, EL DESAPEGO y la lógica.

Cada segundo la vida te da la posibilidad de conectarte con el amor que hay en ti, de elegir.

Decía Shams Tabrizi: Nunca es tarde para preguntarse “¿Estoy dispuesto a cambiar mi vida? Da igual cual sea la edad que tengamos ni lo que hemos pasado, la esencia dice: siempre es posible renacer. Si cada día es una copia del último, ¡qué lástima! Sin embargo, para renacer a una nueva vida, tienes que” morir antes de morir”…y ese “morir antes de morir” simboliza dejar que el ego se desvanezca, para que EL VERDADERO TÚ, RESURGA ENTRE LAS CENIZAS COMO EL AVE FENIX.

¿Te das cuenta entonces porqué la pérdida de algo externo es siempre la posibilidad de liberarte? ¿de ser feliz con los pies descalzos en un parque o haciendo una tortilla de patatas? ¿te das cuenta que lo que has perdido era lo que en realidad te sobraba?

Abandónate al presente y acepta todo tal cuál es… yo te aseguro que aunque cueste creerlo, las cosas no pueden ser mejor en cada momento de lo que se te presentan.

By Henar Moreno

Agregame al Facebook Henar Coach