¿Por qué el cambio de percepción y la coherencia con uno mismo, son la base de nuestra filosofía?

Muchos son los que afirman que “somos la historia que nos contamos”. Pero ¿que significa esta frase exactamente?.

Significa que NO sufrimos por como son las cosas, sino por cómo hemos APRENDIDO a pensar acerca de ellas.

Aunque cueste cambiar el “chip” (patrón de pensamiento), tenemos que empezar a asimilar, que las situaciones y las personas “fastidiosas” NO tienen el PODER de hacernos sufrir sino que lo que nos hace sufrir, es nuestro hábito INTERPRETATIVO acerca de ellas. 

El filósofo Humberto Maturana en sus trabajos científicos, demostró que los seres humanos NO disponemos de mecanismos biológicos que nos permitan tener percepciones verdaderas de cómo son las cosas, puesto que tenemos limitaciones para oír, ver, sentir… y muchos condicionamientos conforme a nuestra cultura, educación… y por tanto, vivimos mundos INTERPRETATIVOS. 

Cuando sufrimos, es porque estamos percibiendo una situación de la vida a través de unas “gafas mentales” con cristales que no son los apropiados para nosotros, aunque ese patrón (ese crital o prisma) lo fuese en el pasado, si sufrimos es que ha llegado el momento de reconocer que quizás ahora nos haga estancarnos o ver en blanco y negro, lo que otros ven de colores o lo que es realmente, una gran y buena oportunidad disfrazada de infortunio. 

Vamos a la práctica; cada vez que algo nos hace sufrir, nos molesta u ofende… no encontramos ante una bifurcación con dos opciones;

1º- Solucionar el problema de fuera, lo cuál sólo es posible SÓLO cuando la solución DEPENDE ÚNICAMENTE y 100% DE NOSOTROS, lo cuál no suele ocurrir demasiado pues la mayoría de veces hay otras personas que esperamos o necesitamos que cambien para nosotros poder sentirnos bien. Por tanto, el que otra persona cambie algo que nos molesta no entra dentro de ésta posibilidad de solucionarlo nosotros, porque sólo nos podemos cambiar a nosotros mismos así que, en la mayoría de los casos, la única opción que nos queda es;

2º-Cambiar la lente mental por la que filtramos nuestra supuesta realidad. Es decir, aprender a contarnos la otra versión diferente más realista y positiva, entendiendo que en todo lo que ocurre existe belleza y siempre hay uno o varios lados positivos que se DEBEN APROVECHAR y que de seguro pueden aprovecharse siempre, en todo caso, como trampolín… porque como dice el dicho, sólo aquél que tropieza, adelanta dos pasos.

Y, si aprendemos a hacer ésto; a cambiar nuestro punto de vista por otro más ecológico, realista, positivo, y amable con nosotros mismos, entonces hemos descubierto la fórmula de la felicidad. 

No nos engañemos, la mayor parte de las situaciones por las que nos fustramos en la vida, están relacionadas con tener unas expectativas externas de cambios ajenos, asociadas a unas METAS Y ANHELOS QUE NO DEPENDEN DE NOSOTROS ALCANZAR O QUE NO NOS GUSTAN NI VAN ALINEADOS CON NUESTROS VALORES. Y éste es el único problema que genera la mayor parte de depresiones y enfermedades físicas y mentales. Así de fácil y de difícil al mismo tiempo.

Sólo cuando nos enfocamos en METAS que dependen unicamente de nosotros ALINEADAS CON QUIÉN SOMOS EN REALIDAD, y aceptamos lo que no nos sale según lo previsto, como un trampolín hacia una mejor oportunidad porque la vida nunca nos quita nada que no nos ESTORBABA, podemos estar seguros que somos INVENCIBLES, que nada ni nadie nos puede robar nuestra felicidad y nuestro equilibrio físico y mental.

Decía el Psicólogo Albert Ellis que ante la siguiente ecuación de la vida donde;
A; es un suceso cualquiera.
B; son las creencias de la persona frente a ese tipo de sucesos.
C; la reacción de esa persona. ​
C no es una consecuencia de A, sino de B. 

¿Por qué hay que cambiar nuestro enfoque y ser fieles a nosotros mismos para recuperar nuestra libertad EMOCIONAL y mejorar nuestra autoestima?

Es importante darse cuenta que el 93% de esas “creencias-lentes” por las que filtramos lo que nos pasa y que desencadenan nuestra alegría o nuestra ira o tristeza, las arrastramos de modo INCONSCIENTE desde la infancia pero que no forman parte de nuestra verdadera personalidad, aunque claro nos excusamos en “yo soy así” para no cambiarlas. Esto es una estrategia del ego porque la realidad es que el cambio de ellas es menos costoso que mantenerlas, debido al desgaste emocional que nos suponen vivir constantemente en un drama irreal pero real para nosotros o sensación de inferioridad etrc.

Vivimos nuestra vida a través de una especie de creencias que son como “programas informáticos” que dirigen nuestras acciones, aprendidos e instalados en nuestro software mental que proyectamos consciente e inconscientemente en nuestra realidad, la crean y a su vez, recrean constantemente atrayendo otras similares positivas o negativas en función de como sean… porque somos energías que atraemos la equivalencia y a la vez seres creadores que queramos o no lo único que hacemos es CREAR (crear abundancia o miseria, crear alegría o tristeza, crear infidelidades u honestidad…).

La información que nos fue transmitida durante los primeros seis años de vida e incluso, a través de nuestro trasgeneracional… nos hace ahora tomar las decisiones más importantes de nuestra vida por tanto imaginaros nuestra responsabilidad educacional con nuestros hijos y menores. Hay muchos estudios que demuestran que enfermedades como el cáncer, además de la predisposición genética que en la mayor parte de casos no se desencadena por si misma, también tienen mucho que ver nuestra programación mental, con esa forma de tomarnos las cosas de modo negativo y fantasioso relacionada con nuestras creencias limitantes o conservadurismos y sobre todo con el estrés que supone haber organizado nuestra vida conforme a otro y no a nosotros mismos.

Pero no debemos culpabilizarnos ni culpabilizar, sino asumir nuestra RESPONSABILIDAD, porque como dice el dicho; somos padres de nuestro porvenir y no hijos de nuestro pasado. Y por tanto, si tienes alguna enfermedad deberías de plantearte dar la vuelta a tu vida como un calcetín y empezar a hacer y decidir cosas EGOISTAMENTE POR TI. 

Tenemos que comprometernos con nuestro propio cambio, ¡basta de intentar cambiar a otros! eso es imposible y una falta de autoresponsabilidad brutal. El cambio de patrones poco a poco, es necesario y urgente porque nuestro organismo está conectado con nuestra mente, son UNO y todo lo que interpremos de modo positivo o negativo nos estáN CREANDO LAS CÉLULAS Y ESTADOS DE ÁNIMO, QUE CAMBIAN CONSTANTEMENTE.

Pongamos un ejemplo; si cierras los ojos y al abrirlos ves a alguien a quién amas y crees que te ama tú mismo te envías mensajes de tranquilidad y alegría, y tu cerebro segrega dopamina, oxitocina… que son hormonas positivas llamadas “hormonas de la felicidad”. Puedes sentir el amor fluyendo dentro de ti y esa química, trae salud a las células, a tu cuerpo, a tu vida.

En cambio si abres los ojos y ves algo que te asusta o que tú interpretas como amenazante… (aunque casi nunca lo son) empiezas a preocuparte y entonces segregas hormonas del estrés, las cuáles hacen dos cosas negativas en tu cuerpo tal y como explica en su libro el científico Bruce Lipton;

  • 1º- Repartes hormonas tóxicas por tu organismo que frenan el crecimiento del cuerpo y lo debilitan
  • 2º- Al tener estrés se cierra en tu cuerpo todo aquello que usa energía. Como tu sistema inmunitario es el que usa más energía, al no funcionar correctamente algún órgano te sientes mucho más cansado ya que tu energía la está usando el sistema inmunitario de modo extraordinario para recuperarse. Por tanto, el estrés afecta al sistema inmunitario. 

Si tomas una muestra de sangre de cualquier persona descubrirás que todos tenemos células cancerígenas, pero si tu cuero y mente están funcionado correctamente y por tanto también lo está tu sistema inmunitario, entonces éstas no pueden crecer. Una vez que deja de hacerlo, proliferan, es como el catarro, no tienes que coger el virus porque ya lo tienes dentro, pero no se desarrollará si tu estado físico es óptimo y también lo estás tú mentalmente. Por tanto vive como quieres vivir y aprende lo antes posible a interpretar la perla de sabiduría y mensaje positivo que existe detrás de cualquier acontecimiento. Como dicen ahora más que nunca; positivarse o morir. 

Y ahora te preguntarás pero, ¿por qué soy capaz de entender éste conocimiento o incluso cambiar mi punto de vista pero todavía mi cuerpo no se recupera de una enfermedad, una vez que he tomado conciencia? Pues como te decía; porque tu subsconsicente es el 93% de tu mente y se interpone en todo lo que haces y la única manera de re-programarlo aparte de tomar conciencia es enseñarle a tu cuerpo/mente (que es lo mismo) LO QUE TE HACE BIEN Y ESTÁ ALINEADO CON TUS VALORES Y POR TANTO TU MISIÓN DE VIDA CREANDO HÁBITOS Y PATRONES DE PENSAMIENTO NUEVOS, A TRAVÉS DE UNA LÓGICA CONSCIENTE y REPETIR el proceso hasta consolidarlo, lo cuál tarda aproximadamente 3 meses.

Recuerda también que tu organismo es 75% agua, por lo que percibe el sonido y la vibración de los pensamientos y en  función de los mismos se alinea y armoniza. Ver experimento de Masau Emoto.

El Coaching Personal, también te ayuda a identificar tus límites, patrones mentales CREANDO EN MUY POCO TIEMPO OTROS MÁS ACORDES A QUIÉN ERES, a detectar las emociones que te obstruyen y  hacen SENTIR eso que estás atrayendo y que consideras “suerte”, entendiendo que nada es casualidad porque el universo simplemente, RESPONDE A LO QUE SIENTES.

Por lo tanto el CAMBIO que cambia todo, empieza en tu mente; Cambia tu percepción para darte cuenta de que todo lo que experimentas es un regalo. Nota la calidez , el amor y la compasión dentro de tu corazón, siente la sensación de conexión con el mundo que te rodea y nunca olvides que TÚ ERES PARTE IMPRESCINDIBLE Y MARAVILLOSA DE ÉL.

Gracias por estar ahí,

Henar Coach