QUE NO HACER EN EL TERRENO SENTIMENTAL 

Sólo hay un secreto para vivir feliz con la persona amada: no pretender modificarla. Jacques Chardonne

Las relaciones con nuestros semejantes siguen siendo tan curiosas y misteriosas como lo es el ser humano. Esta es la maravilla de las relaciones; el descubrimiento del “yo auténtico” a través del la convivencia con la otra persona.

El compañero siempre nos saca una parte “buena” o “mala” pero lo importante es que nos ayuda a conocernos, nos saca las cosas que nos encantan en la etapa del enamoramiento pero también nos permite airear más tarde o más temprano la propia “inconsciencia” de la que no debemos avergonzarnos, pues todo lo humano es bello con su Luz y con su oscuridad. Todos somos la Luz  pero también la sombra, todo lo que existe está en cada uno de nosotros en mayor o menor grado y tenemos que dejar de tratarnos o tratar mal por ello… como decía Mevlana; somos el océano en una gota. Todo está contenido en nosotros. 

Lo primero es darnos cuenta de que lejos de lo que creemos, vivir en pareja no implica sufrimiento, sino aprendizaje a través de entrenar nuestras capacidad de escucha, aceptación, flexibilidad, pero si estás sufriendo créeme que es porque estás en una relación tóxica. Aunque haya diferencias o discusiones en general. si es una relación sana, debe primar el enriquecimiento, la confianza y el respeto y si esto no se da sin forzar,  hay que ser lo suficientemente valiente y maduro como para levantar el vuelo.

Hay actitudes generalizadas que destrozan cualquier relación en pareja pero que están arraigadas por la educación recibida y dañan NUESTRA AUTOESTIMA. A continuación expongo una lista de ellas;

  • Nunca estés con alguien que te ignora. Es cierto que hay que dejar libertad pero también es cierto que una relación implica comunicación y compartir y, si a alguno de los dos no le nace hacerlo, seguro que tiene otras “razones” en forma de tercera persona o de falta de motivación (que no te quiere). En una relación la indiferencia es “violencia” y permitirlo generará tristeza, que puede acabar en ansiedad o depresión.
  • Nunca busques en el otro aquello que crees que te falta a ti, intenta superarte tú. Es curioso, vivimos buscando personas complementarias, para evitar asumir la responsabilidad de completarnos, que es el fin existencial de cualquier ser humano. Buscar en la pareja o hasta exigirle lo que creemos que no tenemos, (afecto, dinero…) es como ir a buscar agua al desierto, que no suelen dárnoslo… y aunque nos lo “presten” no será nuestro así que, después de utilizarlo como “muleta” cuando dejemos de percibirlo, nos veremos con más edad y en la misma situación y creeremos que es el otro el que “nos ha decepcionado” cuando en realidad, era nuestra Responsabilidad aprender a sentirnos lo más completos posibles estando en pareja.

Aprender a hacer aquello que se nos da “menos bien” y reforzarlo con aquellas destrezas y fortalezas que todos tenemos, es la solución que nos dará no solo un atractivo especial, sino mayor autoestima. Así que se acabó lo de “yo no valgo para arreglar el jardín”, “una pareja debe mantenerme” o, el “no se me dan bien las tareas domesticas” escabullendo el bulto y aferrándonos a una pareja que lo haga, porque todos podemos desarrollar cualquier hábito o disciplina ¡solo hay que decidirlo y actuar!.

  • Nunca des opciones a personas de filosofía “ni contigo ni sin ti”, ni lo hagas tú. Recuerda la frase; “Donde no puedas amar, no te demores” de Frida Kah. Si alguien duda que te ama, no te ama. El amor es si o no, no hay grises, especialmente cuando la pareja es de mucho tiempo. El Amor se demuestra con ACTOS y tú no estás en la bolsa de valores para que los demás decidan si hoy es buen día de comprar o vender.  Aprende a valorarte tú, y no permitas relaciones de INTERMITENCIA.
  • Sincérate cuando no correspondas a alguien, y desapegate.  Expón una sola vez a la persona que no puedes corresponder, que tú no sientes lo mismo por él con sensibilidad y respeto (sin darle esperanza ninguna), pero no intentes convencerlo todos los días de que debe olvidarse de ti, pues hacerlo es como decirle a un drogadicto en plena crisis de abstinencia que la droga es mala, no puede escucharte, siempre intentará aferrarse a una mínima esperanza o a tu amabilidad.

El enamoramiento es algo así. Si tienes que seguir en contacto con esa persona, debes ceñirte exclusivamente a asuntos de amistad, profesionales y no des ningún pie a nada más, no entres para nada en su juego de indirectas tipo “que linda te ves”, “vamos a tomar un vino aunque sea como amigos” no respondas a sus demandas emocionales, no des pie a citas ni estés a solas en lugares ambiguos, aún cuando te diga que no va  a intentar nada… ya que cuando una persona siente enamoramiento, cualquier detalle es suficiente para auto-engañarse y aprovechar “a ver si esta vez hay mejor suerte”.

  • Nunca mantengas relaciones no satisfactorias sólo por atracción física.  Las relaciones sanas no son de cintura para abajo. Por tanto, espera a conocer a la persona antes de tomar decisiones precipitadas de si estar o no con ella íntimamente. Dar un paso sexualmente nada más conocer a esa persona es lícito si entiendes que nadie tiene que enamorarse del otro tras el sexo, sólo si estás preparad@ para hacerlo sin expectativas. Pero en general especialmente las mujeres, no lo estamos.

No vale “firmar unas normas”  tipo  “solo es atracción” y no aceptarlas después, exigiéndole que éstas sean de otra manera. Si te interesa una relación con compromiso, entonces no te embarques en otro tipo de relaciones esperando que ocurra el milagro, utiliza la lógica antes.

  • Si te han dejado, no respondas a sus mensajes “tanteo”.  Si te dejó y entras en el juego de los wasap que te enviará cuando esté bajo de moral, no sólo echarás al traste tu recuperación sino que los utilizarás para auto-engañarte y aferrarte a sus palabras VACÍAS, porque como siempre digo, nadie que quiere a otro, lo abandona y los tanteos le ayudan al otro en su duelo a costa de hundirte a ti. El peligro está en que tu emoción no liberada, te hará ver cosas donde no las hay y al final, alargarás la agonía del duelo mientras le ayudas a él con el suyo, sabiendo que aún estás disponible.

LO HE DICHO MIL VECES en mis talleres y cursos; Los tanteos del ex, NO quieren decir que haya recapacitado y dado cuenta de que te quiere, sino que se trata de una necesidad suya, de añoranza a ciertos momentos contigo o porque con la otra persona (por la que te ha dejado) no le ha ido tan bien pero ni hablar de volver contigo y si no me crees, cuando te haga un “tanteo” pregúntale porqué no volvéis, su silencio se establecerá de nuevo, de nuevo las excusas…de nuevo bye bye.  William Sakespeare decía, “tan imposible es avivar la lumbre con nieve, como apagar el fuego del mor con palabras” y tú todavía estás en fase de recuperación y de abstinencia ¡¡que haces hablando con él/ella!?.

  • Si te ha dejado, nunca intentes que vuelva… ¡es su decisión!. Si le intentes convencer, más rechazo sentirá hacia ti y peor acabará tu autoestima por lo suelos. Porque el enamoramiento se genera sólo por admiración y no por lástima y cuando alguien a quién hemos dejado nos demanda atención o nos ruega, sentimos PENA. A más lástima más alejamiento emocional….
  •  No te centres en él demasiado. Empieza desde hoy a enriquecer tu vida con actividades DISTINTAS que resuenen contigo según tus valores, a cuidar tu cuerpo a invertir en tu desarrollo personal y a ampliar tu círculo social.  Entiende que tienes cualidades muy buenas que te hacen únic@ y tanto si está a tu lado como si os estais distanciando, jamás pueden dejar de potenciarlas. Haz ese curso de pintura que siempre quisiste hacer, de cocina o espiritualidad o algunos de mis Talleres de desarrollo personal ¡¡invierte en ti!!. Decía Erasmo de Rotterdam “El que conoce el arte de vivir consigo mismo, ignora el aburrimiento”.​
  • Nunca le vigiles. Cuando estés con una persona de la que desconfías, corta por lo sano. La confianza es el pilar fundamental de una relación. Sino confías en esa persona, déjala y deséala que sea muy feliz, es como menos sufrirás… querer que sólo te pertenezca a ti y no tenga circulo social o laboral es pensar desde el ego. Si estás con alguien, no desconfíes porque cuando lo  haces no estás desconfiando del otro sino de ti mismo. El que es celoso “nunca es celoso por lo que ve, porque con lo que se imagina basta” decía Jacinto Benavente, son nuestras propias inseguridades y es necesario trabajárnoslas.
  • Nunca le digas que es el centro de tu vida y que sin él morirías.  Las personas ya tenemos bastante con las responsabilidades de nuestras vidas así que ser el centro de atención para otra persona, inconscientemente nos hace sentir presión, y a nadie le gusta ser responsable de la felicidad de otra persona, nos hace pensar ¿y si no estoy preparado y le rompo el corazón? Uf, que yuyu.
  • No compitas con otra persona por la misma pareja. Cuando una persona compite con otra por alguien que le gusta, se rebaja. Si hay alguien que le gusta más que tú pónselo fácil que se vaya, nunca le prohíbas estar con ella ni hables mal de ella o ¿acaso quieres estar con alguie
  • n que está contigo deseando estar con otr@s? Sabes qué impacto tan negativo para tu autoestima es eso?  Si tienes celos contente, porque el hecho de prohibir es hacer desear, si hay alguna posibilidad de que vea que quiere estar contigo es dejándolo libre, entonces te valorará. Igualmente reconoce las virtudes de otras personas.
    .. si pasa una persona atractiva, reconócelo, esto te hará transmitir seguridad en ti. Te hará más atractiva ante sus ojos que demuestres seguridad.
  • No busques meterte en otra relación nada más salir de una, pero tampoco evites todo contacto con el sexo opuesto. El ansia por saltar de relación en relación, demuestra que no te amas. Igualmente, pero el miedo a una nueva relación es miedo al fin y al cabo, supone que eres alguien al que le cuesta desapegarse de las cosas y de las personas y por ello no quiere ni empezar nada. Saber que su valía no está en función de otra persona y que si se va podrás soportarlo es lo que te hará mas atractiv@ y además, es la verdad.
  • Nunca des por hecho las cosas. Creer por ejemplo que porque un día tuviera un pequeño detalle es que es detallista, no es ser realista, tampoco des por hecho que porque una vez consintiese un desplante va hacerlo siempre, puedes llevarte sorpresas.
  •  No des por hecho que va a estar ahí siempre, ya que las personas cambian de un día para otro.
  • No profetices la relación. No hables de ella como pareja si solo llevas 2 o 3 citas fantaseando con lo que ocurrirá o dando por hecho que todo va ir bien en una relación que ni siquiera existe. Tampoco subas al facebook fotos de felicidad, las estadísticas dicen que las personas que hablan menos de su relación, son las que mejor están.
  • No cortes sus alas ni quites su libertad, simplemente da tu opinión y deja que el otro elija lo que le compensa. Cada uno tiene que SENTIRSE LIBRE de hacer lo que quiere en una relación porque de otro modo, no va a querer permanecer en ella. Si el/ella está contigo es porque se siente más feliz que con otra persona o que estando sol@. Debes de intentar que el otro asocie tu recuerdo a buenos momentos, no a reproches, indiferencia, imposiciones… si lo haces se acabará alejando. Recuerde la frase  “No te quiero por quien eres, sino por quién soy cuando estoy contigo” es decir, si él/ella se siente bien contigo volverá, si se siente cohibido contigo, te evitará.
  • No reprimas tus sentimientos con el otro… en su lugar, exprésate y habla claro pero sin culparlo de ningún sufrimiento tuyo. Todos somos responsables de nuestra felicidad  o sufrimiento pero también tienes derecho a expresarte y a pedir lo que desees porque en una relación, las cosas tienen que hablarse a poder ser el mismo día o el siguiente, que surge el conflicto.  Así que, no dejes para mañana lo que puedas hablar hoy ni tengas miedo a mostrar tus sentimientos.  En una relación sana, hay que abrirse a humildemente DAR Y  RECIBIR. 

¿Quieres que analicemos tu caso concreto y demos una solución?

Llámame, Henar Moreno 616644550.