El refranero popular nos dice “quién la sigue, la consigue” pero en el terreno sentimental valdría mejor pensar que “quién la sigue la persigue” y debes entender, que todo lo que tengas que “perseguir” en ésta vida, huirá.

Cuándo conocemos a alguien que nos gusta, normalmente comenzamos a hacer cosas que en situaciones “normales” no haríamos, como cuidarnos más, practicar algún hobby que no nos interesa demasiado o decir “sí” a cosas para acelerar el acercamiento.

Hasta cierto punto, ésto puede considerarse “normal” e incluso positivo en lo que respecta a nuestro propio mejoramiento personal, pero cuando vemos que la persona se mantiene “distante” sin ningún tipo de interés en nosotros o muy poco, en lugar de mantenernos en nuestro CENTRO aceptando sencillamente que no tenemos porqué gustar a todo el mundo, empezamos a poner en práctica estrategias más “elaboradas” para que nos haga caso y entonces tendemos a pensar erróneamente que insistiendo o dándole gusto a todo, permitiendo “desplantes” con respuestas como “no, que va, si no estoy enfadad@ porque me la cambies 3 veces sin razón aparente“, conseguiremos que se le quiten” esas dudas y se enamore perdidamente de nosotr@s cuando la realidad, es justo al contrario.

Porque lo que de verdad seduce y hace que el otro se enamore de nosotros, es ser flexible si, pero haciéndonos de respetar (que dirían nuestras madres y abuelas), diciendo lo que no nos gusta que nos hagan desde el principio porque merecemos que nos traten bien y nos amen de verdad.

Lo que nos hace tener más valor ante sus ojos, no es la complacencia, la belleza física ni el status… sino la confianza que demostremos en nosotros mismos mismos, el RESPETO que mostremos por nuestra propia vida y por supuesto, no dejarnos “ningunear” con desplantes manteniendo nuestra DIGNIDAD sin perder la personalidad, por miedo a no ser correspondidos.

Es importante entender que las personas que más seducen y tienen a sus parejas más interesadas en ellas, se sienten completas y se centran en complacerse primero a sí mismas, antes que a un ligue y llevan una vida en armonía con sus principios sin permitir abusos ni esperar a que otra persona llegue, para llenar su vacío.  

Y para esto hace falta una buena autoestima que es lo que trabajo en mis sesiones y talleres y que es el pilar de cualquier relación correspondida y equilibrada, sin ansiedad por ninguna de las partes.

Obviamente las personas así están felices con o sin pareja, por lo que desprenden ese “sesapil” que atrae a todo el mundo. Las personas así, son en general poco enamoradizas, porque están entusiasmadas con una vida propia enriquecida con proyectos y por tanto sólo si la nueva persona les aporta, dan un paso al frente y van poco a poco sin perder la cabeza cambiando su personalidad con tal de conquistar al otro.

Lo que quiero decir, es que si no te corresponden, si esa persona ha dejado de llamarte o de responder a tus llamadas sin que hayas hecho más que complacerle, entonces solo puedes hacer algo; RETÍRATE. Porque en el amor se cumple aquello demenos es más”. Para volver a llamar su atención, TIENES QUE SACAR TU CARÁCTER.

Entonces y dicho esto, si esa persona que te gusta no te llama ni te propone quedar (y más cuando antes si lo hacía), empieza a plantearte éstas cuestiones ¿que estás haciendo con tu vida? ¿estás respetando tu tiempo, estás siendo tu mism@ o tienes que medir las palabras para no decir lo que realmente piensas por miedo a no gustarle? en otras palabras, ¿estás en tu Centro siendo fiel a quién eres?.

Piensa en los casos que tú has perdido el interés ¿Por qué fue? Sencillamente porque nadie va a enamorarse de quién actúa a marchas forzadas para complacerlo. Así que, si estás en esta situación, ¡no insistas! demuestra que no te da miedo estar sin él/ella y céntrate en tu vida porque si hay alguna posibilidad de que vuelva, será de esta manera.

No busques excusas ni auto-engaños, te hará perder tiempo y generará ansiedad. De verdad que todos los casos son iguales: los pies andan, a donde apunta el corazón y por tanto si no te llama o lo hace de pascuas a ramos, no lo hagas tú.

Siempre pongo el mismo ejemplo, si existen personas dispuestas a aprender un deporte tras perder algunas partes de su cuerpo, trabajar sin ganar dinero porque algo les apasiona, ¿porque no aceptamos que un “me encantas pero no estoy en el mejor momento de mi vida para iniciar algo contigo”, o “estoy agobiado por el trabajo y no puedo llamarte” son solo excusas? .

Quién siente por ti, no se queda parado ante la bifurcación sino que ve en ti una victoria y ganancia suficiente como para arriesgarse por lo que llegue, porque el enamoramiento es lo más poderoso que existe. Quién te quiere, no está pensando en las chicas o chicos o ex parejas, que puede dejar escapar, está pensando en ti. Tú eres su apuesta y su elección y cualquier otro lugar en el mundo, le parece de segunda división. Y a partir de ahí las vueltas que le quieras dar.

Recupera tu vida y no preguntes a los demás ¿porque no me llama?, te dirán algo más acorde a lo que quieres escuchar que lo que te e dicho yo… pero no será verdad. ¿Por qué? Porque las amistades, la familia… ect… consideran “normal”, “sufrir” “reprochar” que “le pongas los puntos sobre las “ies” o le insistas por si se le hubiese olvidado que había quedado contigo, como si esa persona fuera tonta y no supiera muy bien como alcanzar aquello que quiere.

En el amor no es necesario forzar, pedir afecto, no hay desplantes “sin ninguna razón” porque nadie que ama a otro, le ignora. 

El que se distancia, te puede poner mil excusas pero la verdad es que no quiere dar un paso más contigo. Demandar atención, montarle “grescas” etc… no ha funcionado ni funcionará, al contrario… es la primera razón por la que alguien se empiezan a distanciar.

Mejor transmite que confías en en él y sobre todo que confías en ti, PASANDO DE ÉL.

APLICA LA LEY DEL SILENCIO. La ley del silencio sirve tanto para recuperarte tú como para atraerlo a él. 

Y por último, analiza que quieres tú, ¿realmente el otro te gusta a ti? a veces insistimos solo por el desafío de que alguien es “difícil” o nos ignora o porque no lo podemos tener y lo idealizamos.

Amate a ti mismo, decía Buda y demuéstralo con tu AUTOCONTROL EMOCIONAL.

Y aquí no hay atajos, tienes que hacer un trabajo personal de conocerte y reconstruir una vida DIGNA, llena de Amor propio y sueños como si la estuvieses diseñando como arquitecto y no debes dejar entrar en ella, a quién te está demostrando con su indiferencia que no le importas. Tienes que adquirir el hábito de estar feliz sin la otra persona, forzando al principio o fingiendo si es necesario… pero no te queda de otra. 

No reproches a quién ha dejado de llamarte porque te dañarás a ti mism@ más la autoestima. Tienes que actuar como que te da igual y decir para tus adentros; no hace falta que me quieras que ya me quiero yo. 

HABLA con tus acciones constructivas enamorándote de tu vida, cuidando tu cuerpo y mente, apostando por ti porque en realidad ¿no es lo que estás pidiendo que hagan los demás? ¿como puedes exigir que alguien hago lo que no estás dispuesto hacer por ti mism@?

Sólo cuando empiezas a cuidarte sin importarte si te llaman o no, y empiezas a llevar a la práctica tus sueños, entonces desprendes lo más bello y seductor que un ser humano puede tener: confianza y seguridad en si mismo, siendo ésto lo único que a los ojos de los demás, ha sido, es y será siempre, irresistible.

Si quieres saber más acerca de tu caso concreto, llámame; Henar Moreno Coach; 616644550.